Victoria y número tres

Tras la victoria 76 a 71 ante Defensor Sporting, Aguada cerró la etapa regular con el número tres y precisamente el fusionado será su rival de cuartos de final a partir del próximo lunes. Por Néstor Barrosa.

Pese a la ausencia de Dwayne Davis –preservado por una dolencia- Aguada cerró la Liguilla con una buena victoria ante Defensor Sporting y se quedó con el número tres de la temporada regular. La combinación de resultados de la noche determinó que sea precisamente Defensor Sporting el rival de cuartos de final, que tendrán su primer juego el próximo lunes a las 21:30hs en el Palacio Peñarol.

Le costó unos minutos entrar en ritmo de juego al rojiverde, cosa que Sporting aprovechó para tomar una ventaja inicial de cinco o seis puntos. Young e Iglesias encontraron algún gol fácil y un par de pérdidas en ataque permitieron a los locales anotar goles de corrida. Promediando el cuarto, un minuto de tiempo pedido por Volcan permitió ordenar al equipo y comenzó la mejoría. El equipo corrigió aspectos defensivos y mejoró en ataque. Empezó a habilitar mejor a Thornton y a partir de su crecimiento, Glenn se afianzó y comenzó a pesar en la pintura. Eso, sumado a bolas importantes que puso Demian, permitieron igualar las acciones y cerrar el primer periodo igualados en 18.

El comienzo del segundo cuarto mostró los mejores minutos de Aguada en el partido. Thornton comenzó a asumir y por momentos fue imparable para el juego interno rival. Los ingresos de Taboada primero y Joaquín después, elevaron el tono defensivo del equipo y, como habitualmente sucede con este equipo, a partir de una buena defensa se fue confiado al ataque. El buen trabajo defensivo llevó a que el local no encontrara vías de gol y terminara dependiendo en exceso de Young, que tiró mucho y generalmente tiros forzados. Luego de tomar ventaja de 11 puntos, un par de triples de Acosta e Iglesias acortaron distancias. El primer tiempo se fue con victoria aguatera 40-33.

El tercer cuarto tuvo características similares a las del segundo. La línea de juego de Aguada era clara: Thornton, que sigue demostrando tener todos los golpes, continuó gravitando en ataque y Demian colocó alguna bola. En defensa, ingresos combinados de Taboada, Pereiras y el propio Izaguirre permitieron mantener el tono defensivo. Y conforme fue avanzando el cuarto, comenzó a aparecer la figura de Ricardo Glenn. Un muy buen partido del pívot aguatero, que además debió fajarse con quien se ponía el equipo al hombro en Sporting, Eric Dawson. El tercer cuarto se cerró con ventaja de ocho para Aguada, 60 a 52.

En el último cuarto, ya sin Thornton en cancha por decisión del técnico, comenzó la reacción del local. Acosta, que había insinuado en el tercer cuarto, comenzó a encontrar goles a distancia y al tomar la base, liberó a Goldwire que también comenzó a embocar. Fueron minutos de confusión (que incluyeron algunas pérdidas) para Aguada y el rival lo aprovechó para acortar distancias y ponerse a una bola. Pero, lo enderezó a tiempo el aguatero con un buen cierre de Taboada que recuperó un par de balones, generó alguna falta que concretó con libres y, sobre todo, tuvo claridad para darle juego a quien fuera la figura del cierre, Ricardo Glenn.

Merecida victoria para Aguada porque en general fue más y sobre todo porque lo cerró mejor. Con buena defensa en primera línea, con Pereiras anulando a Young en los momentos clave y cometiendo menos errores, concretó la victoria por 76 a 71.

Ricardo Glenn con 25 puntos y 14 rebotes fue el destacado, pero seguido de cerca por Al Thornton que, apenas en 20 minutos de juego anotó 21 puntos. Demian, que alternó buenas y malas finalizó con diez unidades (1 de 10 en dobles) más seis asistencias. El resto de los nacionales tuvo un buen partido fundamentalmente en aspectos defensivos, pero en ataque aportaron pocos, lo que representa sin dudas un aspecto a mejorar de cara a las instancias definitorias.