Infartante y disfrutable

Tras tres alargues por igualdad en 82, 91 y 102 puntos, Aguada se impuso como local ante Nacional por 123 a 117 y continúa afianzándose colectivamente de cara a los playoffs. Por Néstor Barrosa

Un partidazo se vivió en cancha de Aguada entre el local y el escolta. El primer cuarto comenzó muy dinámico y goleado, con Batista liderando la ofensiva tricolor y Thornton activo y preponderante en la ofensiva aguatera, bien secundado por Demian y Davis. Con el partido parejo en el tanteador, una sucesión de conversiones de Moglia le permitió a Nacional tomar renta de siete (21-14) a falta de tres minutos y fracción, pero tras un minuto de tiempo pedido por Volcan, Aguada reencauzó el juego. Con un buen ingreso de Taboada y Pereiras (que más adelante en la noche se convertirían en figuras), el equipo elevó el tono defensivo, permitió únicamente dos puntos en el cierre del periodo y con goleo repartido, igualó el score en 23 al término de los diez minutos.

El segundo cuarto tuvo un cambio clave en la ofensiva aguatera. Además de lo que aportaba Thornton -que cada día está mejor físicamente y da muestras de ser un gran jugador de básquetbol-, Glenn comenzó a atacar a Batista y a desgastarlo. El equipo se pasó la bola, todos se mostraron participativos en la ofensiva, Demian colocó alguna bola importante y Aguada comenzó a tomar ventajas en el tanteador. Por el lado de Nacional, con Danridge prácticamente anulado por Pereiras, Izuibejeres y Sarni eran los únicos que podían anotar y el primer tiempo se cerró con victoria aguatera por 51 a 45.

Al regreso del descanso largo se vio de lo mejor de Aguada en el juego. Defensa intensa que maniató al rival y permitió algunos goles de corrida, un par de triples de Thornton que siguió mostrando su clase, alguna jugada forzada de Davis que le permitió ir a la línea de libres y en cuatro minutos el aguatero ponía un 13-2 que le permitía tomar la ventaja máxima de 16 (63-47). Un solo problema se vislumbraba de cara al desenlace: el equipo empezaba a cargarse de faltas. Con un buen cierre de cuarto de De Groat, Nacional procuró acortar distancias, pero el tercer cuarto se fue con victoria aguatera 72 a 63.

Para el remate del juego Nacional puso en cancha una integración con más estatura y se dedicó a atacar la pintura, cosa que le dio resultado. Con Izaguirre afuera por quinta y Glenn/Thornton con cuatro faltas, Batista comenzó a pesar en el juego interno. Sumado a ello Danridge comenzó a asumir en el uno contra uno y De Groat siguió sumando, lo que permitió a la visita poner un 12-2 y pasar 75-74 a falta de cuatro minutos. De ahí y hasta el cierre, fue mucho más nerviosismo que buen juego. Joaquín Rodríguez, Thronton y Davis (que terminó con buenos números pero alternó buenas y malas) aportaron puntos en el local, mientras que bolas clave de Izuibejeres mantuvieron a Nacional en juego y forzaron el alargue. Davis tuvo la última para asegurar la victoria, pero optó por un lanzamiento exterior forzado.

El primer alargue comenzó con una mala noticia para Aguada: quinta falta de Glenn y el equipo se quedaba con un solo interno, Al Thornton, con cuatro personales. Eso permitía a Nacional lastimar en el juego interno, mientras que Aguada mantuvo el partido atacando el aro, generando faltas y siendo efectivo en libres, tanto Demian como Davis y Pereiras. Si bien Izuibejeres venía con confianza y tuvo la última para ganarlo, el juego se fue a un nuevo alargue, esta vez, por igualdad en 91.

La segunda prórroga tuvo la temprana salida de Batista, lo que permitió a Thornton aliviarse en defensa y volver a gravitar en ofensiva y junto con Davis forzando faltas y anotando libres, el equipo se mantenía en partido. Por el lado del tricolor, De Groat e Izuibejeres fueron el sostén ofensivo.

El tercer suplementario fue todo de Aguada, que llegó mejor físicamente y con la salida de Eziuku por quinta, se adueñó del rebote hasta el final. Un gran trabajo de Taboada controlando al conductor tricolor de turno y poniendo puntos decisivos en ofensiva; una soberbia tarea defensiva de Pereiras sobre Danridge y por momentos sobre De Groat, a lo que también sumó puntos. Con Thornton que seguía siendo figura y con Demian y Davis asumiendo en el uno por uno (a veces con errores pero siendo fundamentales), Aguada redondeó un gran cierre de juego y se quedó con un punto infartante.

Al Thornton con 31 puntos y siete rebotes fue el goleador y la figura aguatera, pero no fue el único. El equipo sigue mostrando mejorías notorias, pese a que le pueda faltar mayor regularidad. Demian terminó con 20 puntos, Davis con 22, Glenn con 15 (más ocho rebotes y tres asistencias), Pereiras con 13 (más seis rebotes) y Taboada con 11 (más cuatro rebotes y cuatro asistencias.