Cierre con derrota

Con una derrota clara ante Biguá en Villa Biarritz, Aguada cerró su participación en esta primera fase en el cuarto lugar de la tabla y con tres localías ganadas de cara a la liguilla. Por Néstor Barrosa.

Aguada no repitió buenas actuaciones de partidos anteriores y perdió claramente ante Biguá, en un partido que los de Villa Biarritz dominaron de principio a fin. Complicado desde el comienzo mismo se planteó el partido para los rojiverdes, que no podían vulnerar la buena defensa de Biguá ni contener a Jeremis Smith que, como eje del ataque, lastimaba y generaba juego para sus coterráneos. Los tres extranjeros del Pato gravitaban en ofensiva, Martín Osimani se sumaba desde la sobriedad en la conducción y poniendo bolas importantes mientras que, del otro lado, era todo desconcierto. El mejor era Demian Álvarez pero a impulsos individuales; el equipo no funcionaba como tal y equivocaba procedimientos, lo que le permitía a los locales llevarse el primer cuarto con ventaja de 9 (26-17) que llegó a ser de 14.

Poco cambió en el segundo cuarto. Apenas si el ingreso de Davis complementando a Demian agregó una vía de gol adicional pero dentro de un equipo que lucía desconectado, anárquico y que se veía superado en todos los aspectos del juego. Smith seguí marcando diferencias desde el poste bajo, Warren se adueñó de la pintura, Hinkle comenzó a embocar de afuera y con 39 puntos entre los tres extranjeros, la ventaja se extendió a 12 al término del primer tiempo. Se lo llevaba Biguá por 50 a 38.

Para el comienzo del tercer cuarto Aguada tuvo una pequeña mejoría, sobre todo en ataque. Davis comenzó a tomar protagonismo, aparecieron los mejores minutos de Thronton con puntos consecutivos, entró alguna bola de tres puntos de Bavosi e Izaguirre, pero el equipo seguía sin mostrarse sólido y Biguá controlaba el partido. Salió Smith lesionado pero Martín Rojas tuvo un buen ingreso, Warren y Hinkle seguían lastimando. El partido se jugaba al ritmo que imponía Biguá y pese a alguna racha puntual aguatera, volvían a aparecer los errores y el “Pato” lograba mantener diferencias. El tercer cuarto se iba con victoria local 74-67.

Los diez minutos finales arrancaron con un Aguada que parecía estar más decidido a atacar el aro, con Glenn convirtiendo un par de bandejas, otra de Demian, una penetración de Thronton que provocó dos libres y ya sin Smith en cancha, provocando la cuarta falta de Warren. Y cuando todo parecía indicar que por ahí podría estar las receta para ponerse en partido, el equipo se volvió a desdibujar, perdió la paciencia, no tuvo más ideas y se convirtió en una máquina de tirar triples a la carrera. El resultado fue un 2 de 11 en triples en el periodo, lo que sumado al dominio total del rebote por parte de Biguá, más la mala transición hacia la defensa del equipo aguatero, le permitieron al local encontrar soluciones, mantenerse a distancia en el tanteador y cerrar una victoria totalmente merecida.

Cifras finales de 91 a 86 tuvo la victoria de Biguá, que justificó la victoria desde la mejor lectura de juego, el pasarse mejor la pelota (27 asistencias contra 14) y el dominio total de los rebotes (47 a 27 la diferencia, 17 ofensivos).

Lo más rescatable en materia colectiva por el lado de Aguada, los pasajes de buena defensa en primera línea, que permitieron ocho recuperos y 19 puntos tras pérdidas (Taboada y Pereiras los mejores en ese ítem. Lo negativo, lo ya comentado de los rebotes y que el equipo volvió a caer en desesperaciones que lo llevaron a tirar más triples (36) que dobles (30), muchos de ellos mal seleccionados y que se volvieron a pagar caros al volver a la defensa.