Se cortó la racha posivita

Pese a hacer un buen partido en varios pasajes del juego, Aguada cayó ante Hebraica por 88 a 84. Por Néstor Barrosa

Hebraica y Macabi se impuso a Aguada por 88 a 84 y cortó la racha de victorias aguateras (cuatro) en un gran partido, que el macabeo terminó cerrando mejor. Costó acomodarse en los primeros minutos y Hebraica lo aprovechó para tomar una primera ventaja (13-6) de la mano de Hicks y Freeman, pero promediando el cuarto la cosa mejoró. Si bien se avizoraba que los extranjeros rivales estaban en una buena noche y resultaban difíciles de contener, el equipo se ordenó en ataque y comenzaron a aparecer los goles, bien repartidos entre Feeley, Pereiras, Bavosi y algo de Demian. Rápidamente se dio vuelta el trámite y, con una intensidad y un ritmo de juego poco habituales para nuestro básquet, Aguada se llevó el primer cuarto por 29 a 21. Lo único negativo, la tercera falta de Demian, que obligó a que estuviera demasiados minutos en el banco.

El segundo cuarto cayó en su intensidad, pero sobre todo en efectividad. La figura rojiverde fue Feeley, de muy buen cuarto tanto ofensiva como defensivamente y en la generación de juego. La doble base Bavosi/García volvió a funcionar y le dieron al equipo distribución segura de pelota y conversiones para que Aguada se mantuviera con la ventaja. Del otro lado, Zanotta y Hicks mantenían a Macabi en partido y sumaba algún punto Leandro, generalmente muy bien controlado por Federico Pereiras. Por 43 a 39 era la victoria parcial de Aguada al término del primer tiempo.

Lo más flojo en Aguada fue el tercer cuarto, que a la postre se terminó pagando caro. Hebraica plantó una zona parecida a la de las últimas finales y Aguada no le encontró la vuelta. Malhumor, imprecisión, dificultades para convertir y problemas en la transición hacia la defensa, le permitieron al macabeo imponer su ritmo, soltarse en su juego y encontrar las ventajas que en definitiva le dieron la diferencia: los puntos de corrida y contraataque. Un soberbio cuarto del panameño Hicks, un par de bolas de tres de García Morales en momentos clave, Freeman que siguió superando a Curtis en el mano a mano. Demasiadas ventajas para el rival, que puso un parcial de 26-13 en el cuarto y entró a los diez minutos finales con ventaja de nueve (65-56).

El último cuarto comenzó con dos o tres minutos con las mismas características y con Hebraica anulando el juego interno aguatero sacando provecho de sus ventajas en ataque, hasta que Aguada tiró la reacción. Ajustes en defensa y mayor presión sobre la bola dificultaron la conversión del rival y en ataque vinieron los mejores minutos tanto de Diego García como de Fede Bavosi. Feeley, aunque con dificultades por la buena defensa se sumó al goleo y con un triple de Pereiras más otro de García, Aguada cerraba tres muy buenos minutos en los que colocó un parcial de 11-2 para ponerse en partido (78-81). En el cierre, con el cansancio acumulado producto del calor y la escasa rotación, se perdieron dos o tres balones importantes en ataque que impidieron terminar de concretar la remontada. Dos o tres malas decisiones llevaron a Aguada a perder la bola sin tirar y fueron errores que Hebraica aprovechó para quedarse con el punto por poco, pero merecidamente en líneas generales.

Andrew Feeley con 24 puntos fue el goleador aguatero, secundado por García con 18, Pereiras con 17 y Bavosi con 14. El equipo extrañó un poco el aporte ofensivo de Demian (5) y Curtis (4), así como en varios pasajes sobre todo del tercer cuarto, lo que hubiera podido aportar Barriola (lesionado) defensivamente.