Una nueva derrota clara

Aguada sumó una nueva derrota, esta ver con Welcome 96-80, volvió a dejar dudas en su funcionamiento y el panorama comienza a lucir complicado. Por Néstor Barrosa

Aguada cerró una semana para el olvido cayendo ampliamente ante Welcome por 96 a 80, una vez más dejando la sensación de haber regalado el primer cuarto. El equipo entró a la cancha estático y previsible en ataque, sin generar ofensivas claras y trasladando la frustración hacia la zona defensiva donde todos los rivales lo complicaron y encontraron opciones de tiro cómodas y con alto porcentaje. El local rápidamente logró tomar ventaja de siete u ocho puntos, con Esteban Batista clave en la generación de juego y distribuyendo la bola para que cada compañero encontrara su mejor vía de gol. Fueron totales la supremacía welcomense y el desconcierto rojiverde, lo que nos hizo cerrar el primer cuarto 32-20 abajo.

Si bien en el segundo cuarto se logró controlar en algo el rendimiento ofensivo rival, el dominio siguió siendo de Welcome y la ventaja continuó ampliándose. De un lado Welcome, con Batista goleando, reboteando y asistiendo a los extranjeros Glover y Tucker, del otro Federico Bavosi (de buen regreso al equipo) y algo de Curtis, pero dentro de un equipo que seguía sin fluir como tal. Parcial de 20-14 tuvo el segundo periodo y Aguada se iba al descanso largo habiendo permitido 52 puntos en el primer tiempo y con desventaja de 18 (52-34).

El segundo cuarto comenzó con un par de conversiones rápidas de Welcome y nos sacaban la máxima del juego, 22 puntos. Pintaba para noche larga, pintaba para bolsa. Pero Aguada comenzó a mejorar, comenzó a mostrar un poco más de intensidad defensiva y muchas veces más a impulsos individuales que a juego colectivo, comenzó a encontrar un poco más de gol. Bavosi seguía aportando buenos minutos, se empezó a buscar un poco más a Smith y este comenzó a gravitar. De la mano de Jeremis aparecieron goles pero también buenas reversiones de balón, lo cual permitió que se abriera el aro para Pereiras. La desventaja de 22 pasaba a ser de 10 y, si bien Welcome generalmente encontraba soluciones para responder y frenar la reacción, Aguada daba señales de ponerse en juego y nos ilusionaba con una reacción final en el último periodo.

Los diez minutos finales tuvieron la misma tónica que el tercer cuarto. Intensidad defensiva en primera línea por parte de Aguada que por momentos lograba incomodar al rival y Smith como eje ofensivo del equipo goleando, generando faltas y distribuyendo juego. Algunas descargas de balón permitieron triples de Demian Álvarez, Nahuel Santos y uno del propio Smith. A falta de seis minutos nos poníamos a 9 (63-72), pero nunca se pudo acortar más que eso. Welcome jugaba más tranquilo y más colectivamente, cometía menos errores y, cuando no era Batista era un compañero: siempre encontraron respuesta para aprovechar los errores y para frenar la reacción. Terminó siendo de 16 la victoria de Welcome y no tenemos mucho para objetar. Es difícil a este nivel remontar un partido en el que se dieron tantas ventajas durante casi los 15 minutos iniciales; se hizo demasiado cuesta arriba.

Goleadores en Aguada: Smith (17 puntos, 8 rebotes), Demian (15 puntos), Bavosi (13 puntos), García (11 puntos, 5 asistencias).

Momento crítico de Aguada en el comienzo de la LUB. El equipo no encontró la química necesaria, de afuera llegan malas noticias permanentes. Mejorar la situación no va a depender únicamente del plantel. Todo cuenta, todo complica, todos somos parte, todos tenemos nuestra responsabilidad. Y solo vamos a mejorar si todos tiramos para el mismo lado. Ojalá lo entendamos todos.