Derrota… y con gusto a poco

Aguada no jugó lo que puede, ni defensiva ni ofensivamente y cayó con claridad ante Defensor Sporting por 86 a 75. Por Néstor Barrosa

En una noche que a nivel de juego fue para el olvido, Aguada cayó claramente en su visita a Defensor Sporting y sumó su segunda derrota en cinco presentaciones. Saldo negativo en varios aspectos, pero la tranquilidad de que esto recién comienza.

El partido tuvo un par de minutos iniciales imprecisos, en los que comenzó defendiendo mejor Sporting y con poco se ponía 6-1 arriba. Dentro de la confusión, Fede Pereiras puso cuatro puntos seguidos para ponerse a uno hasta que vino el peor momento del cuarto. Dos minutos con ambos equipos sin anotar, racha que se rompió con un triple de Demian y otro de Pereiras para pasar por 11-6.

No fue un buen cuarto de todos modos. Plagado apresuramientos en ofensiva, pelotas que se escapaban de las manos, posesiones que se iban sin lanzar al aro. Los diez iniciales terminaron con ventaja para Aguada por 19-16, con tres de cinco en triples.

El segundo cuarto tuvo un muy mal comienzo para Aguada. Reiteradas decisiones equivocadas en ofensiva, continuaban las imprecisiones, no había fluidez en la circulación del balón y se sumaban las distracciones defensivas. Defensor Sporting se mostraba más prolijo en ataque, corría la cancha con comodidad luego de nuestros errores y dominaba además en el rebote ofensivo, lo que le permitió colocar un parcial de 13-2 en los primeros cuatro minutos y ponerse ocho o nueve puntos arriba. Aguada terminó con 15 pérdidas y apenas ocho asistencias los primeros 20 minutos y solo algunas apariciones individuales le permitieron terminar apenas dos puntos abajo, 33-35.

Cuando esperábamos que el entretiempo sirviera para ordenar ideas y corregir errores, sucedió todo lo contrario. Aguada entró a la cancha sin movilidad, sin paciencia en ataque, sin balance defensivo. El balón no llegaba bien jugado a Jeremis Smith y se carecía de generación de juego, eso generaba una frustración que se trasladaba a la defensa y Defensor Sporting corrió la cancha con comodidad, encontró goles fáciles (a veces hasta demasiado) y dominó todos los aspectos del juego. De cara a los diez minutos finales, el fusionado colocó un parcial de 23-15 y entró al tercer cuarto con victoria 58-48. Regalada la sacaba el rojiverde para lo mal que había hecho las cosas.

Para el comienzo del último cuarto Fernando Cabrera optó por una zona que dio resultado. Tres o cuatro buenas defensas permitieron correr la cancha y un rápido 7-0 en un minuto y medio e Aguada se puso a tres puntos (55-58). Pero rápidamente Ponce pidió minuto, corrigió los problemas y el partido volvió a lo que venía siendo. Dominio de un Defensor Sporting que fue más colectivamente a los largo de los 40 minutos ante un Aguada que terminó dependiendo de lo que hacía Jeremis Smith, que a la vez comenzaba a agotarse por el esfuerzo.

Inobjetable el triunfo de Defensor, totalmente justificado. Una noche negra para Aguada que permitió 14 rebotes ofensivos al rival y finalizó con 27 pérdidas. No salió nada, pero no hay que dramatizar. Es momento de dar vuelta la página, concentrarse en descansar, corregir errores y prepararse para lo que viene.

En materia estadística, el goleador fue Jeremis Smith con 25 puntos, secundado por Diego García con 15 y Demian Álvarez con 13. Federico Pereiras terminó con 11 puntos y Dwayne Curtis con seis, más 10 rebotes y seis asistencias.