¡Otra noche a lo Aguada!

Aguada logró una victoria con ribetes de épica ante Pinheiros de Brasil y es prácticamente un hecho que jugará semifinales de Liga Sudamericana.

Por Néstor Barrosa

Un triunfo tremendo logró Aguada ante Pinheiros en el marco de la tercera jornada de Liga Sudamericana que, en un 90%, equivale a avanzar al cuadrangular semifinal. El equipo llegaba al juego decisivo con la necesidad de ganar por 10 o más puntos para asegurarse el segundo lugar en el grupo y la cosa arrancó mal. Otra vez costó entrar en ritmo, otra vez costó fluir en ataque y se cayó en distracciones defensivas que permitían goles demasiado fáciles del rival. Y, al igual que contra Quilmes, pintaba para noche complicada. Pinheiros jugaba con total comodidad en el ataque y ya en el primer cuarto sacaba 18 de ventaja.

Pero esta vez reaccionó a tiempo. Para el comienzo del segundo cuarto Cabrera puso en primera línea defensiva a García, Pereiras y Barriola, el cambio dio resultado porque se ganó en intensidad, el partido se entreveró porque Pinheiros comenzó a jugar incómodo y, dentro de la confusión, Aguada empezó a reaccionar y a acortar distancias. Lo que había sido una ventaja de casi veinte puntos, se acortó y quedó en el entorno de los siete u ocho puntos. De todos modos, Pinheiros seguía controlando el trámite y se llevó el primer tiempo con ventaja de 7 (41-34). Seguía siendo una victoria justificada para la visita, pero el equipo mostraba recursos como para seguir dando pelea, aun pese a la falta de paciencia en ataque.

El segundo tiempo tuvo más o menos la misma tónica que el segundo cuarto. Aguada con más ganas que juego, se seguían cometiendo algunos errores por exceso de ansiedad, la ofensiva alternaba buenas y malas decisiones, pero la intensidad defensiva estaba y Pinheiros, pese a que siempre terminaba encontrando soluciones para mantener la distancia, jugaba incómodo. Un gran equipo el brasilero, con un montón de variantes y opciones de gol. Pero Aguada quería, iba e iba. La ventaja de cara al cierre promediaba los cuatro o cinco puntos y cada vez que nos podíamos poner a una bola, llegaba el error y la respuesta de Pinheiros.

Llegamos al minuto final con desventaja de dos puntos (72-74) y Triple de Pinheiros. Se fueron a cinco a falta de 40 segundos. En la recarga se dio un rápido gol y Foul de Jeremis Smith (convirtió el libre). Desventaja de dos puntos, pelota para Pinheiros y una muy buena defensa obligó a Ware a un tiro incómodo que terminó fallando y con la bola yéndose afuera. A falta de cinco segundos y fracción, minuto de tiempo para Aguada y reposición desde zona ofensiva para Aguada.

El partido se cerró con un triplazo de Demian Álvarez al salir de una doble cortina de Smith y Curtis en el poste alto. Recibió, amagó, la tiró y ganó Aguada. No fue por diez puntos, no nos dio el segundo puesto en el grupo, pero fue un final de esos que nos encanta festejar a los aguateros… A LO AGUADA!                                                         

 

Con esta victoria, Aguada finalizó tercero en su grupo con récord de dos victorias y una derrota y con saldo de +40. La clasificación a semifinales, que es prácticamente un hecho, queda supeditada a que el tercero del Grupo C que se jugará la semana que viene, supere esa marca.

La chance de clasificación rojiverde a la próxima ronda está en un 90% asegurada y, en caso de concretarse, nos hará viajar a Río de Janeiro para jugar contra Flamengo, Pinheiros y quien resulte segundo en el Grupo C.

A nivel de rendimientos individuales, varios a destacar. Jeremis Smith terminó siendo el goleador (y apareciendo en momentos clave) con 22 puntos más ocho rebotes. Dwayne Curtis, que también gravitó cuando el equipo necesitó cargar en el poste bajo, aportó 16 puntos. Demian Álvarez, que en varios pasajes del juego lució entreverado, apareció en el cierre y además del triple que nos dio la victoria, finalizó con 10 unidades. Enorme partido de Diego García, que fue mucho más que los 10 puntos convertidos porque dio seis asistencias, fue fundamental para hacer jugar al equipo y tuvo algunos robos de balón muy importante. Y otro punto alto fue el trabajo de Miguel Barriola; un trabajo que tal vez no luzca en las estadísticas, pero que fue fundamental en el momento en que el equipo necesitó elevar el tono defensivo.

Ganó Aguada. Seguramente Río de Janeiro sea la próxima sede internacional y será muy difícil. Pero lo vemos más adelante. Hoy fue una nueva satisfacción lograda.