Solo una mala noche

Aguada tuvo una floja presentación colectiva, fue superado en el juego por Nacional y terminó cayendo en forma justa por 99 a 86. Por Néstor Barrosa

El juego comenzó parejo y a puro triple por parte de ambos. De un lado, Hatila Passos haciendo un gran trabajo de cortinas para liberar a sus compañeros, del otro Leandro con la mano caliente y Bavosi aportando lo suyo. No se había llegado a los primeros cuatro minutos y el juego ya estaba 14-13.

Recién a los cinco minutos llegó el primer gol de Roberts posteado, lo que evidencia que el extranjero (una de las figuras ofensivas del equipo) era bien marcado y que el juego pasaba por otro lado. En el duelo exterior la ventaja era para Nacional que a fuerza de triples sacó 8 (24-16) y obligó a Volcan a pedir minuto. A la vuelta del tiempo muerto se pudo solucionar en parte la defensa del tiro exterior y Nacional ya no encontró tiros tan fáciles pero con un par de robos en primera línea más algún gol de Hatila posteado, la ventaja se estiró a 11. Con Leandro bien marcado, las únicas vías de gol fueron un par de bandejas de Doblas y una bola exterior de Pereiras, para cerrar el primer periodo con desventaja de 6 (31-25).

El segundo periodo comenzó con una nueva conversión fácil de Nacional, pero hubo una rápida respuesta de tres puntos de Pereiras tras una linda circulación colectiva de pelota. Al margen de esa jugada, la ofensiva aguatera no era clara, el equipo estaba trancado en ataque y Nacional, que imponía su ritmo de juego, encontraba más y mejores vías de gol para volver a sacar diez. Fue momento de mandar a la cancha a Sarni e Izaguirre para que el equipo elevara el tono defensivo. Con defensa extendida a toda la cancha, se generaron goles de Roberts y del propio Sarni para volver a acortar a cuatro puntos. Pese al gran reingreso de Leandro con nueve puntos consecutivos (dos libres, un triple, dos dobles), Aguada no podía contener al extranjero Morrison y los primeros veinte minutos terminaron con ventaja tricolor, 53-49.

Poco cambió tras intervalo largo, el tercer cuarto siguió con la misma tónica. Nacional imponía su plan de juego, se sentía cómodo, se pasaba mejor la pelota, leía bien las ventajas y mantenía el ritmo goleador. Aguada, en cambio, era un cúmulo de individualidades y al margen de los buenos pasajes de Pereiras y Roberts, dependía casi exclusivamente de lo que generara García Morales. Con el equipo desdibujado en cancha, las ofensivas forzadas y la falta de balance defensivo permitieron que Nacional lo aprovechara corriendo la cancha y lastimara con goles de corrida. El tercer chico se iba con ventaja para Nacional de 79 a 70 y el panorama era complicado.

Con rebeldía para intentar reaccionar pero con desorden, malhumor y apresuramiento, la reacción aguatera no se pudo concretar. Un rápido 6-0 tricolor estiró la ventaja a 15 (85-70) y se veía en cancha que Aguada no podía. Con las vías de gol prácticamente anuladas y con el rival “agrandado” y fluyendo en ataque, al partido le terminaron sobrando cinco o seis minutos.

El resultado final terminó siendo 99 a 86, para un partido que se jugó mal y se perdió bien. Un partido que en lo previo se podía perder, pero que la quita de puntos que ha sufrido el club parecen magnificarlo por el poco margen de error que queda.

Pero no debería pasar de ahí, una mala noche del equipo bien capitalizada por un buen equipo de básquetbol como sin dudas es Nacional. Por lo que viene haciendo este plantel en cancha y porque, entre otras cosas es el que más ganó y el que menos perdió en lo que va del torneo, la confianza en este equipo sigue intacta.

Simplemente por mencionar algún dato estadístico, comentar que García Morales fue el goleador del equipo con 27 puntos (5ast), secundado por Roberts y Pereiras, ambos con 16 unidades.