Peleó pero no pudo

Pese a dar pelea y a mantenerse en ritmo y en partido, Aguada se vio superado colectivamente a lo largo de los 40 minutos y cayó ante el líder Malvín por 98 as 89, cortando la racha positiva. Por Néstor Barrosa

Gran partido el que protagonizaron Aguada y Malvín en el estadio aguatero, encuentro al que ambos llegaban con racha positiva. El comienzo del juego fue parejo y cambiante, con ambos equipos alternándose en el liderazgo, pero comenzaba a insinuarse lo que terminaría siendo la tónica del partido: Aguada dependía demasiado de lo que generaba Davis, mientras que Malvín fluía más en ataque y repartía mejor el goleo. Con 10 puntos del goleador aguatero (más un par de asistencias a sus compañeros), el cuarto se iba con ventaja mínima para la visita, 21-20.

El segundo cuarto comenzó con un nuevo triple de Davis, más una asistencia para un doble de Glenn, pero un gran ingreso del debutante Braswell colocando tres triples consecutivos más un buen pasaje colectivo del perímetro playero, permitían a la visita tomar tiros exteriores claros y con alto porcentaje, para comenzar a tomar ventaja. Aguada seguía dependiendo de los puntos de Davis y sus asistencias a Glenn, pero el resto del equipo no entraba en ritmo; incluso el ingreso de Demian fue entreverado, lo que derivó en que Malvín se llevara el primer tiempo por 49 a 40.

Ya en el tercer cuarto, comenzó a aparecer Bavosi en la generación de juego y, sumado a lo que seguían lastimando Davis y Glenn, más algunos ajustes defensivos que controlaron a la ofensiva rival, Aguada comenzó a descontar hasta ponerse a una bola. Un par de bolas importantes de Feeley redondearon la reacción para Aguada, que en ocho minutos puso un parcial de 23-15 para ponerse a un punto (63-64). El partido se volvía parejo, pero cerró mejor el cuarto la visita, que se fue arriba 69 a 65.

El último cuarto se abrió con triple de Souberbielle para estirar a siete la ventaja y Aguada, como en casi toda la noche, seguía remando de atrás. Los ataques superaban a las defensas, el ritmo de juego era elevadísimo y ambos equipos encontraban varias vías de gol. Siete jugadores aguateros anotaron en los diez minutos finales y cinco lo hicieron en filas playeras. La diferencia oscilaba entre los tres y los siete puntos pero a la hora de cerrarlo, Malvín hizo mejor las cosas. Hatila comenzó a lastimar desde el pick central, Mazzarino anotó y generó juego para sus compañeros y Cabot puso bolas decisivas para cerrar el partido. Aguada cometió más errores en el desenlace del juego y lo terminó pagando caro. El error más grande, los libres errados en momentos en que no se podía errar.

En definitiva, lo ganó Malvín por cometer menos errores, por funcionar mejor colectivamente (27 asistencias contra 19) y por los elevados porcentajes de tiro, especialmente de tres puntos (13 de 24, 54%).

El goleador aguatero volvió a ser Dwayne Davis con 30 puntos (6reb, 5ast), secundado por Bavosi (15pts) y Glenn (12pts).