Confirmó el favoritismo

Sin brillar pero confirmando el favoritismo previo y con total justicia, Aguada se impuso a Sayago por 100 a 83 y sumó su segunda victoria consecutiva desde la asunción de Germán Cortizas. Por Néstor Barrosa

Nueva victoria aguatera en un partido que comenzó con imprecisiones y apresuramiento por parte de ambos, lo que redundó en un trámite parejo y con score bajo. Recién promediando el cuarto, con el muy buen ingreso de Demian Álvarez, el equipo comenzó a encontrar mejores vías de gol y a tomar una ventaja que al cierre del primer cuarto terminó siendo de 11 puntos (27-16). El propio Demian, Glenn, Pereiras e Izaguirre efectivo en el tiro a distancia eran la explicación de la ventaja en favor de Aguada.

Si bien el segundo cuarto se tornó más bien defensivo, Aguada mantenía el control del juego y la comodidad en el tanteador. Demian continuaba siendo el líder ofensivo de un equipo que no tuvo una gran labor ofensiva en ese periodo, pero que controlaba defensivamente al rival para quedarse con el primer tiempo en cifras de 42 a 30. Únicamente Crews y Warner, que por momento se tornaron indefendibles -fundamentalmente para Andrew Feeley- mantenían la esperanza de una posible reacción de la visita.

Y la reacción pareció llegar al comienzo del tercer cuarto. Sayago ajustó en defensa, atacó el aro con agresividad, continuó buscando eficientemente a Crews que se transformaba en figura y sumó a la labor de los extranjeros un buen pasaje de Verrone para poner un parcial de 18-9 para acortar la ventaja a tres puntos. Cinco minutos de desorientación en Aguada que se desconcentró defensivamente y cometió muchos errores en el aro rival. Pérdidas, apresuramiento y malas decisiones, hasta que llegaron los mejores minutos de Federico Bavosi y de su mano el equipo comenzó a reencauzar el juego. Control inteligente del balón y el ritmo de juego fueron la clave para revertir el trámite y comenzar a recuperar diferencias. Y así como en determinados pasajes el equipo volvió a abusar del lanzamiento exterior, los triples fueron los que le dieron de comer en el cierre del periodo y cerrar el cuarto 14 puntos arriba, 70-56. Dos triples del “Monito”, uno de Pereiras y dos de Izaguirre fueron demasiado para Sayago.

El periodo final fue meramente anecdótico ya que, si bien Sayago intentó tirar la última reacción y llegó a ponerse a nueve puntos a falta de tres minutos (81-72), Aguada era más, nunca perdió el control del partido, llegó con más aire al cierre y lo cerró en base a sus individualidades. Apareció Davis, que cargado de faltas había jugado muy poco y tanto Bavosi como Demian e Izaguirre se mantuvieron claros ofensivamente para que el juego se cerrara con ventaja de 17, 100 a 83.

Aspectos positivos y de los otros dejó el juego pensando en el futuro. En primer lugar, la victoria, necesaria para seguir afianzándose en zona de clasificación. Luego el goleo repartido. Seis jugadores por encima de los diez puntos (Demian 24, Izaguirre/Bavosi 14, Davis 12, Pereiras/Glenn 11). En segundo lugar, la buena tarea defensiva en primera línea (11 recuperos) que le permitieron al equipo correr la cancha y anotar 27 puntos tras pérdidas, aspecto que estaba en el debe.

Dentro de los puntos flojos, reseñar principalmente dos. Las dificultades defensivas en la zona del “cuatro” (especialmente de Andrew Feeley) y los pasajes en los que el equipo volvió a desorientarse en ofensiva abusando del tiro exterior y por momentos sin manejar un plan B. Por suerte esta vez ese pasaje fue breve.