Mal juego, mal resultado

Aguada sigue sin encontrar la regularidad, repitió una pobre presentación y cayó ante Trouville por 80 a 70. Por Néstor Barrosa

Con la baja de Sebastían Izaguirre por una lesión de tobillo, Aguada llegó a cancha de Trouville en busca de una victoria que no pudo ser y que, en buena medida se debió, a un mal rendimiento general.

El juego tuvo un primer cuarto muy malo por parte de ambos, con las defensas superando a los ataques pero, sobre todo, plagado de imprecisiones y pérdidas. En lo que a Aguada respecta, todo era anarquía. Una pobre expresión colectiva en ataque, hacía que los goles vinieran por impulsos individuales y que fueran apenas 13 en todo el cuarto. Lo de Trouville era bastante pobre también, lo que permitió que Aguada se quedara con el primer periodo por 13.-11.

Para el segundo cuarto Trouville cambió, mejoró y comenzó a tomar las riendas del juego. Tras una lesión sufrida al cierre del primer cuarto, ya no volvería a la cancha Dwayne Davis y para completar el mal panorama, la tercera falta de Feeley faltando siete para el cierre hacía que debiera abandonar la cancha. Con Glenn como único grande, Aguada comenzó a sufrir en el juego interno. Perdió rebotes en el aro propio y permitió segundas oportunidades, Hernando Cáceres aprovechó su ventaja física para gravitar, el extranjero Ruiz comenzó a afianzarse defensivamente y Trouville sacaba la máxima hasta el momento (31-22).

Aguada no le encontraba la vuelta ofensivamente. La pelota no circulaba, no se generaban ventajas, no se tomaban tiros claros, no se lograba asistir adecuadamente a Glen (y cuando se lo hacía perdía más de lo que ganaba, los porcentajes eran muy malos. Totalmente trancado el equipo, que volvía a anotar apenas 13 puntos y se iba al descanso largo perdiendo por cinco. 31-26.

Un triple de Joaquín Rodríguez y otro de Bavosi al comienzo del tercer periodo le permitieron a Aguada pasar por uno y a la gente ilusionarse con que el juego iba a mejorar respecto al mal primer tiempo, pero no fue así. No era la noche en materia ofensiva y en defensa comenzaba a costar demasiado contener a los extranjeros rivales. Robinson de media distancia y Harrison posteándose ante Glenn empezaron a marcar la diferencia en favor de Trouville que llegó al tercer cuarto con ventaja de diez, 53 as 43.

El último periodo empezó con un triple de Catalá y con Trouville llegando rápidamente a la máxima de 14 (57-43) y quienes estábamos en la cancha sabiendo que iba a ser muy difícil revertir la situación con lo que se estaba viendo en cancha. Aguada era un equipo sin funcionamiento ofensivo y hasta sin resto. Robinson/Harrison seguían siendo incontenibles en la ofensiva de Trouville y un gran cierre de Marotta en la conducción, mantuvieron al local a resguardo de cualquier intento de reacción. Si bien Aguada buscó acortar diferencias con Demian como líder y secundado por Pereiras y Bavosi, no fueron más que impulsos individuales en vano, ya que Aguada nunca pudo ponerse en partido.

En definitiva, el equipo jugó un muy mal partido y terminó perdiendo claramente ante un equipo que fue superior y concretó una victoria merecida.

La anécdota contará que Feeley con 19 puntos, Bavosi con 16 y Demian con 15 fueron los goleadores aguateros, en un equipo que dio apenas diez asistencias y tiró para un 17% en triples (3/17).