Gana, mejora y trepa

Con un gran trabajo colectivo, fundamentalmente en el segundo tiempo, Aguada se impuso a Nacional por 77 a 70 y sumó su tercera victoria consecutiva en el campeonato y es uno de los escoltas. Por Néstor Barrosa.

Aguada visitó en Unión Atlética a uno de los equipos que llegaba como líderes del campeonato y tras un primer tiempo que no fue del todo bueno, mejoró en el complemento y se terminó quedando con una victoria justa y merecida. Por 77 a 70 fue el triunfo rojiverde ante Nacional, a quien alcanzó en puntaje y en la posición de escoltas de Defensor Sporting.

Con Feeley por Izaguirre en el quinteto abridor, junto a Bavosi, Pereiras, Davis y Glenn, Aguada comenzó el juego con una idea clara: atacar la pintura para contrarrestar a la dupla Eziuku-Batista. En ese duelo, se veía mejor a la dupla aguatera, sobre todo neutralizando a Batista y no tan así a Eziuku que, junto a algún tiro exterior de Moglia y Silvarrey eran quienes lideraban el goleo de Nacional. Fede Pereiras controlaba de gran forma a Danridge, cosa que mantuvo a lo largo de todo el partido.

Parecía comenzar a complicarse la noche cuando a los seis minutos Glenn cometió su segunda falta personal y debió dejar el rectángulo, pero un gran ingreso defensivo de Sebastián Izaguirre permitió que el equipo mantuviera la intensidad y el dominio de los rebotes.

El partido se presentaba friccionado, deslucido, con las defensas dominando a los ataques y forzando permanentes errores y malas decisiones del rival. Aguada cumplía en buena forma una parte del libreto, la defensiva, pero erraba procedimientos en la otra, el ataque. El equipo por momentos perdió la paciencia, se nubló y terminó abusando del tiro exterior, con muy malos porcentajes (1 de 10 en triples). Así, el primer cuarto se fue con igualdad en 15 puntos.

El segundo cuarto fue el peor de los cuatro. Muy malo lo de ambos en cuanto a producciones ofensivas. Aguada continuaba trancado, la pelota no fluía, continuó abusando del tiro exterior con malos números, lo que le permitió a Nacional cerrarse más e impedir posteos y penetraciones. Cabrera mandó a la cancha a Taboada y Demian buscando generar un cambio, pero ninguno de los dos ingresó bien. Así fue que el equipo estuvo casi ocho minutos sin convertir.

Pese a la mala producción ofensiva, Aguada logró mantenerse en juego gracias a una muy buena defensa. Pereiras seguía controlando a Danridge y la dupla Feeley/Izaguirre seguía controlando y desgastando en buena forma a Batista que no solo no gravitaba anotando, sino que, ante la presión constante, tampoco descargaba con claridad para sus compañeros. Ventaja de tres (27-24) para Nacional al término del primer tiempo.

La mejora aguatera en el tercer cuarto fue sustancial y fue la que comenzó a torcer el trámite. Defensivamente se mantuvo la intensidad y, si bien Nacional también mejoró en ataque, logró postear a los internos y Danridge aportó goles atacando el aro, la primera línea de Aguada recuperó varios balones y comenzó a encontrar goles de corrida. En el cinco contra cinco, Bavosi se afirmó en la conducción y ordenó la ofensiva. Con la pelota circulando con mayor fluidez mejoraron las decisiones y por ende, la efectividad. Pereiras atacó el aro, Davis comenzó a gravitar en el uno por uno y Feeley se afianzó y lastimó tanto posteado como abriéndose para tirar a distancia. Parcial de 31-23 para Aguada que le permitió ingresar al último cuarto ganando por cinco, 55-50.

Los diez minutos finales mostraron mejor a Aguada colectivamente pero sin poder liquidarlo definitivamente porque tanto Moglia como Silvarrey, en base a triples, mantenían a Nacional en juego. De todas formas el equipo no perdió la calma, siguió defendiendo en buena forma y de a poco Dwayne Davis comenzó a asumir la ofensiva para terminar siendo pieza clave. Sacó faltas, puso libres (9 de 12), asistió a sus compañeros y terminó redondeando una gran actuación.

Otras dos figuras destacables en el cierre fueron Sebastián Izaguirre -con una gran labor defensiva que incluyó varios rebotes y tapas- y Fede Pereiras -que prácticamente anuló a Danridge a la hora de la definición. Más allá de que el rival logró ponerse a tres puntos en el último minuto, Aguada dominó el trámite en los minutos finales, hizo mejor las cosas en líneas generales y lo terminó de cerrar siendo efectivo desde la línea de libres.

Dwayne Davis con 21 puntos (5ast) fue el goleador aguatero, secundado por Andrew Feeley con 17. Fede Pereiras aportó 12 puntos y ocho asistencias, mientras que Ricardo Glenn sumó 10 unidades y 12 rebotes.