Mal rendimiento y segunda derrota

Tras alargue por igualdad en 85, Aguada cayó ante Olimpia 97 a 93 y sumó su segunda derrota en cuatro juegos, mostrando un rendimiento irregular y que por momentos preocupa. Por Néstor Barrosa.

Aguada volvió a mostrar pasajes de rendimiento preocupantes tanto individual como colectivamente y sumó su segunda derrota en cuatro partidos, esta vez con Olimpia, por 97 a 93 y tras alargue en 85.

Fue muy malo el comienzo de juego para el aguatero, que volvió a mostrar un mal funcionamiento colectivo en ambos sectores de la cancha y por momentos, hasta apatía a la hora de defender. Se repitieron los problemas mostrados en juegos anteriores tanto en ataque como en defensa. En el aro contrario, poca movilidad, poca rotación de balón, impulsos individuales por sobre el trabajo colectivo para generar ventajas y por momentos desconcentración y pérdidas tontas de balón. Sumado a ello, un regreso lento (y en algún caso displicente) a la defensa que permite goles de contraataque al rival. En defensa plantada también se ven problemas: desajustes, pocas ayudas, distracciones, todas cosas que se terminan pagando caro.

Esa fue la tónica de Aguada en todo el primer tiempo, lo que aprovechó Olimpia para dominar trámite y score. El perímetro del local era más intenso que el nuestro, la dupla Waschmann/Nazione dominaba a Glenn que por momentos peleaba solo y Olimpia rápidamente sacaba nos sacaba 10 (21-11).

Recién en los dos minutos finales del cuarto, cuando Cabrera envió a la cancha a Demian, Taboada y Feeley, el equipo elevó el tono defensivo y controló al ataque de Olimpia. Y, como siempre, a partir de una buena defensa ganó en confianza para pasar al ataque. Con Bavosi y Feeley como los más claros, Aguada cerró el primer periodo con un 7-0 y se puso a tres (21-18).

En el segundo cuarto volvían los baches. Aguada otra vez trancado en ataque, con poca paciencia y equivocando procedimientos. Se buscó poco los posteos de Glenn, el trabajo de cortinas no fue bueno, no se generaban ventajas y cada jugador intentó resolver por su cuenta lo que redundó malos porcentajes. Y Olimpia, sin descollar, seguía mostrándose mejor colectivamente y aprovechó los errores para mantener el partido controlado y con ventajas de cinco o seis puntos, para quedarse con el primer tiempo 43 a 38.

El tercer cuarto mostró los mejores pasajes de Davis, que volvió a jugar en cuentagotas. Atacó el aro, sacó libres y los convirtió, le hizo juego a Glenn para que influyera en la pintura. Su trabajo fue bien complementado por Feeley y por alguna bola exterior de Demian, que sumados al gran trabajo ofensivo de Bavosi hicieron del tercero, el cuarto más goleado para Aguada (29 puntos). Pero los problemas defensivos seguían. Bowen le ganaba el duelo a Demian, Feeley volvió a defeccionar defensivamente, Glenn por momentos se vio superado por Waschmann, el perímetro de Olimpia aportó puntos importantes y el tercer periodo se fue con igualdad en 67.

Un par de errores ofensivos y una falta técnica a Davis le permitieron a Olimpia recuperar rápidamente ventaja de seis (75-69) pero Aguada, con Bavosi como gran figura volvió a reaccionar y colocó un 10-0 que le permitió pasar 79 a 75 a falta de cuatro minutos. Duró poco la alegría porque con un gran pasaje ofensivo de Viana y un triple largo de Brian García, Olimpia respondió con un 10-4 para pasar 85-83 a falta de un minuto. Con el partido igualado en 85 y faltando cinco segundos, Glenn tuvo un libre para pasar pero lo erró y el juego terminó yéndose al alargue.

El suplementario tuvo una figura excluyente y fue Reque Newsome. Anotó, reboteó, sacó faltas, puso una tapa y al margen de que el juego lo cerraron Viana y Agarbado desde la línea de libres, fue el factor decisivo para la victoria de Olimpia. Aun con Nazione y Waschmann afuera por faltas, Newsome se las ingenió para gravitar en la pintura e incluso para sacar del juego a Glenn y terminó siendo la explicación de la victoria olimpista.

En materia estadística, para destacar en Aguada, los 23 puntos de Federico Bavosi, Ricardo Glenn con 20 unidades y 13 rebotes, 15 puntos de Andrew Feeley, 13 de Demian Álvarez y 11 de Dwayne Davis.

Mucho para mejorar en Aguada que volvió a dar muestras de estar muy lejos del nivel que puede, no solo en lo que respecta al juego sino también a nivel de convicción, de fortaleza mental y hasta de concentración.