#LSB 2018: Despedida con derrota

Aguada cayó ante Leones por 87 a 83 y cerró su participación en Liga Sudamericana cuarto en el grupo, sin triunfos y con cosas para mejorar en varios aspectos de juego. Por Néstor Barrosa

Tercera derrota en tres presentaciones, esta vez ante Leones de Chile en cifras de 87 a 83, que marca la eliminación de Aguada en una Liga Sudamericana que no fue lo que deseábamos. Tal vez la más inesperada de las tres derrotas y una nueva muestra de que al equipo le faltan horas de trabajo, pero la preocupación debe ser en la medida justa porque el plantel tiene calidad y sabemos y confiamos en que va a mejorar.

El trámite del partido fue parejo en el primer tiempo, aunque generalmente con dominio de Leones y al igual que en el debut, pareció comenzar a quebrarse en el tercer cuarto. Se volvieron a cometer los errores de las jornadas anteriores y los chilenos lo aprovecharon para sacar una ventaja que llegó a ser de 14 puntos. El parcial del cuarto fue para Leones por 24 a 16, lo que les permitió entrar a los diez minutos finales con ventaja de nueve (58-49).

En el último cuarto, que fue el más goleado del partido, Aguada logró ponerse en juego pero en un final cerrado, lo cerró mejor Leones y se quedó con el punto y el tercer lugar del grupo.

Más allá del trámite del partido en sí que es prácticamente anecdótico porque ambos lo encararon sabiendo que estaban prácticamente eliminado, importa sacar conclusiones de cara a lo que se viene y que es el verdadero objetivo del equipo para esta temporada: ganar la novena.

Ya en la presentación del plantel, en palabras del propio capitán Demian Álvarez, se sabía que la preparación para viajar a San Pablo no había sido la mejor, que se viajaba con el objetivo de intentar ganar y ser competitivos, pero que iba a ser muy difícil. La participación tan temprana en Liga Sudamericana iba a dejar como aspecto más positivo el de tener partidos de exigencia para que el equipo se ensamble y vaya ganando ritmo para aprontarse para el torneo local. Y en ese sentido, no quedan dudas que pese a los malos resultados cosechados, el balance fue positivo.

En cuanto a rendimiento, obviamente quedaron preocupaciones. Si bien hay una base que se mantiene del año pasado, el plantel incorporó cinco nuevos jugadores (Taboada, Davis, Arrillaga, Izaguirre y Glenn) y quedó en evidencia que todavía no están insertados en el funcionamiento, que no hubo tiempo suficiente para que interpreten la idea del técnico.

Todavía no se logró alcanzar las virtudes colectivas que caracterizan a este equipo en las últimas temporadas: defensa intensa, concentración permanente, buenas transiciones, rotación de pelota y búsqueda de pase extra en ofensiva. Eso provocó que en muchos pasajes de los tres partidos se cayera en apresuramientos, en intentos individuales, en no encontrarse dentro de la cancha y que eso se notara en ambos sectores de la cancha. Aspectos todos que se resolverán con el tiempo de trabajo, para un plantel que quizás sea el más rico y con más variantes de los últimos años.

De los debutantes, el que más se destacó fue Ricardo Glenn que además de su trabajo de rol, aportó puntos, generó faltas y mostró estar en buenas condiciones.

En el otro extremo estuvo Dwayne Davis, a quien se le nota la falta de estado físico y de competencia pero que sabemos que conforme se vaya poniendo en forma y se adapte al equipo y al medio, va a aportar cosas importantes.

Se terminó una nueva experiencia internacional, que esta vez no fue la mejor en cuanto a resultados, pero la confianza es total. Confiamos en que la experiencia sirvió para sacar conclusiones de funcionamiento y aspectos a mejorar, para construir grupo y como puntapié inicial de una temporada que nos ilusiona a todos.

Aguada retorna en el día de hoy a Montevideo y comienza a trabajar de cara al debut en Liga Uruguaya, que será el martes 9 en cancha de Atenas, lamentablemente sin nuestra parcialidad.