#LSB2018 Derrota categórica

Aguada volvió a perder en su segunda presentación de Liga Sudamericana y esta vez por amplio margen, lo que prácticamente lo elimina de la competencia. Fue derrota por 96 a 75 contra Franca, que mostró estar a otro nivel. Por Néstor Barrosa.

Derrota dolorosa por el resultado y por el trámite del juego, que además significa prácticamente la eliminación de la competencia ya que, la única posibilidad sería aspirar a ser el mejor tercero, pero el saldo de goles es muy negativo.

El partido tuvo un comienzo inmejorable y esperanzador, con cuatro o cinco minutos iniciales en los que el equipo se mostró intenso, dinámico y con buen comienzo ofensivo de Glenn en el poste bajo, más los goles a distancia de Pereiras e Izaguirre. Rápido parcial de 14-4 en favor de Aguada que obligó al técnico brasilero a pedir minuto para reacomodar piezas. Y lo hizo.

Desde la segunda mitad del primer cuarto Franca reacomodó piezas, se metió en juego, ajustó en defensa y comenzó a mover la bola en ataque. La diferencia de ritmo y de conceptos de juego entre un equipo en pleno rodaje y otro que recién comienza a ensamblarse, comenzó a volverse evidente. La defensa de Franca anuló nuestras vías de gol y permitió castigar en corridas de cancha y, cuando se jugó el cinco contra cinco, la superioridad se volvió abismal. Un gran movimiento de bola buscando el pase extra por parte de Franca, sumado a la falta de coordinación defensiva de Aguada, permitieron encontrar tiros claros al local y concretar porcentajes de tiro elevadísimos. Problemas para defender el pick central facilitaron aún más las cosas para los brasileros, que se adueñaron del juego y pusieron un 14-2 y llevarse el primer cuarto por 18-16.

El segundo cuatro inició de la misma manera y fue el principio del fin. La defensa de Franca maniató al ataque de Aguada y a partir de esa gran defensa, apareció todo el repertorio ofensivo para comenzar a sacar diferencias. Al 14-2 del cierre del primer cuarto se sumó un 37-19 en el segundo periodo y la sensación de partido liquidado. David Jackson era el líder de su equipo, imparable en todos los aspectos del juego, pero no era el único. Franca terminó con 9 de 18 en triples pero con seis jugadores distintos anotando a distancia. Aguada en ningún momento pudo cortar los circuitos para evitar lanzamientos a distancia y cuando se abrió demasiado en defensa, Franca se lo hizo pagar con picks, cortes al aro y puntos en penetración.

Poca cosa rescatable en Aguada al término del primer tiempo, que cerró 20 puntos abajo y con sensación de no tener levante. Izaguirre y Feeley los que más aportaban, pero más bien a impulsos individuales y dentro de un equipo que nunca pudo funcionar como tal.

Poco cambió en el segundo tiempo. No era la noche en Aguada y Franca, que era ampliamente superior, no sacaba el pie del acelerador. Todo intento aguatero se reducía a impulsos individuales, a entrega, a rebeldía, pero con poca claridad. Con Demian e Izaguirre como abanderados en ese sentido el equipo buscó acortar distancias, pero los locales siempre encontraron una solución para mantener la renta.

Con el triunfo de Instituto sobre Leones de primera hora, tanto argentinos como brasileros se aseguraron el 1-2 en el grupo y la única esperanza para Aguada está en ganarle a Leones por el mayor margen posible para quedar tercero y a la espera de la resolución de los demás grupos, pero con poca chance por el mal saldo de goles generado en los dos primeros juegos (-28).

Más allá de lo doloroso de la derrota, no hay que dramatizar. Lamentablemente el equipo no llegó con la preparación ideal al certamen y, desde antes de viajar a San Pablo, sabíamos que encaró esta competencia para construir equipo y agarrar rodaje para llegar bien a la Liga Uruguaya. Ir en busca de la novena es el gran objetivo del grupo en esta temporada y más allá de que este tipo de derrotas duelen (y mucho), confiemos en que servirá para crecer y para mejorar de cara a lo que se viene.

Link a estadísticas del juego: https://goo.gl/oBwxSu