Dieron la cara una vez más

Basado nuevamente en una gran labor defensiva, Aguada volvió a ganarle a Malvín, esta vez 75 a 70 e igualó la serie en dos victorias por lado. Por Néstor Barrosa

Aguada repitió una gran labor defensiva, estuvo al frente en el marcador por más de 38 minutos y, si bien fue más trabajosa que la anterior, se volvió a quedar con la victoria e igualó la serie.

Con la receta habitual, la defensa intensa desde el primer minuto, Aguada comenzó el partido controlando los circuitos de Malvín y yéndose a ataque con confianza y paciencia. Pereiras repitió una gran defensa sobre Cabot y prácticamente lo anuló. Solamente dos tiros de cancha en todo el partido para uno de los goleadores del rival y su equipo lo sintió.

Con la confianza generada a partir de una buena defensa, el equipo volvió a fluir en ataque y eso le permitió comenzar el partido al frente en el tanteador. Tiros de tres puntos tomados a pie firme y con buenos porcentajes, movilidad y rotación de pelota para generar y aprovechar las ventajas, le permitieron a Aguada tomar ventaja de once (16-5) promediando el primer periodo. Malvín volvía a depender de lo que generaran Mazzarino y Passos desde el picanrol central pero no lo hacía de manera cómoda porque la defensa aguatera controlaba la situación. Dando muestras de solidez en todos los aspectos de juego, Aguada se quedó con el primer cuarto por 20 a 12.

El segundo cuarto fue similar al primero. El trabajo defensivo continuaba siendo impecable y eso permitía correr la cancha y lastimar con puntos de corrida. Sumado a grandes minutos ofensivos de Feeley y Demian, Aguada lograba la máxima ventaja del partido (29-16) a falta de seis minutos para el cierre del primer tiempo. En el desenlace del cuarto Malvín se acercó en base a triples de Mazzarino y Santiso. El primer tiempo se lo llevó Aguada 37 a 31.

En el tercer cuarto el juego se emparejó. Malvín mejoró su volumen ofensivo a partir del pick central y las descargas, Aguada falló en algunas ayudas largas y tanto Kamp como Mazzarino y Hatila encontraron sus goles. Un buen ingreso de Souberbielle terminó de confirmar la reacción y Malvín se puso en partido. Aguada dependió demasiado de Feeley y Demian, que pese a lucir cansados, lideraron al equipo y fueron los responsables de que el tercer cuarto finalizara parejo. La victoria era de Malvín 54-53 en el único momento en que logró estar al frente en los 40 minutos.

Los diez minutos finales fueron electrizantes. Con un soberbio cierre de partido de Andrew Feeley, Aguada volvió a ponerse al frente en el score y pese a que las ventajas fueron cortas, se mantuvo adelante hasta el final. Posteos bien resueltos, tiros de media distancia con su característico paso atrás, bolas de tres puntos; Feeley se volvió incontenible para la defensa de Malvín. Y tras su reingreso a la cancha, Demian asumió responsabilidades en ofensiva y lastimó tanto de tiro exterior como atacando el aro en el uno por uno. Un tremendo cierre de juego de Mazzarino fue la explicación para que Malvín se mantuviera en partido hasta el final.

Cuando el final cerrado entró en la zona de cortar e ir a la línea, Aguada fue más efectivo y se quedó con la victoria. Cuatro libres consecutivos de Feeley y uno de Smith cerraron la victoria en cifras de 75 a 70.

Demian Álvarez con 27 puntos y Andrew Feeley con 24 fueron las figuras excluyentes en Aguada, que finalizó con 9 de 23 en triples (39%), 12 de 14 en libres (85%) y marcando una diferencia de 14 a 3 en puntos de contra ataque.