Victoria que ilusiona

Aguada derrotó a domicilio a Biguá por 81 a 64 y confirmó la recuperación pensando en la Súper Liga. Por Néstor Barrosa

Con un gran segundo tiempo en ambos lados de la cancha, Aguada se terminó imponiendo con claridad ante Biguá y sumó un punto clave de cara a la clasificación entre los ocho primeros. Por 81 a 64 fue la victoria ante el “Pato” de Villa Biarritz, la cual se cimentó fundamentalmente en una gran labor defensiva durante los 40 minutos, pero también en un muy buen segundo tiempo en la faceta ofensiva.

Desde el comienzo del juego la intención de Aguada fue clara. Cargar con los extranjeros (quienes terminaron siendo figuras) en la zona pintada. Feeley se posteó ante Borsellino le ganó el duelo y lo complicó con las faltas desde el comienzo, Curtis comenzó a imponerse en el mano a mano ante Glenn y, si bien el primer cuarto fue chato en general, ambos comenzaban a mostrar que estaban en una buena noche. Del otro lado, algunos problemas defensivos para contener a Baxley, pero el equipo mostraba intensidad pese a la imprecisión y terminó cerrando el cuarto con triples de Demian y Pereiras, con victoria 16-15.

El segundo cuarto fue el de mayores problemas defensivos para Aguada, aunque de todos modos continuaba dominando el juego en líneas generales. Biguá mandó cuatro chicos a la cancha y logró generar rompimientos y corridas de cancha para anotar con cierta facilidad. Aguiar fue quien tomó la iniciativa en ese sentido. Feeley con tres triples consecutivos fue la principal vía de gol y confirmó que se trata de un jugador con muy buena mano; Barriola, de muy buen ingreso aportó la concentración de siempre pero además algunos puntos importantes y el primer tiempo terminó con ventaja rojiverde de 39 a 35.

El tercer cuarto fue el del quiebre definitivo. Lentamente comenzó a crecer la figura de Curtis que anotaba de media distancia, posteado y en tiros de segunda oportunidad ante un Glenn que no encontraba la manera de contenerlo; Feeley era clave en el juego de rol y con anotaciones importantes; Barriola seguía aportando puntos y un gran trabajo defensivo y los encargados de trasladar el balón hicieron una muy buena lectura de las ventajas. El equipo mostraba movilidad y se pasaba bien la bola (24 asistencias) y la ventaja se estiraba hasta los 13 puntos (56-43) a falta de cuatro minutos para el final del cuarto. De ahí y hasta el final, Biguá intentó reaccionar, fundamentalmente de la mano de Baxley pero, si bien acortó distancias en varios pasajes, nunca logró ponerse realmente en partido. Aguada dominaba y no se veía peligrar la victoria.

Y si algo le faltaba al juego para terminar de cerrarse, en el último cuarto aparecieron los puntos de tres jugadores que no habían tenido una gran noche ofensiva: Pereiras, de muy buen partido defensivamente, aportó un par de triples; Diego García, bien en la conducción pero dubitativo en ataque también encontró su gol y Demian Álvarez, que no había tenido una noche clara, fue protagonista en el cierre anotando en el uno contra uno y desde el juego de alto-bajo para asistir a la gran figura de la noche: Dwayne Curtis.

Por 17 puntos terminó siendo la victoria (81-64) y el equipo comienza a posicionarse definitivamente entre los ocho que jugarán Súper Liga, aun cuando restan puntos importantes por jugar.

A nivel de estadísticas, el goleador aguatero fue Dwayne Curtis con 23 puntos (más ocho rebotes y cuatro asistencias), secundado por Andrew Feeley con 19 unidades, ocho rebotes y cinco asistencias. Demian Álvarez levantó en el cierre y finalizó con 10 puntos y seis asistencias.