Como le gusta al hincha

Aguada derrotó a Malvín por 79 a 72 con una gran remontada, de las que el hincha aguatero disfruta. Por Néstor Barrosa

La cancha de Larre Borges fue el escenario para que Aguada hiciera las veces de local ante Malvín y estrenara 2018 con victoria y cortando la mini racha negativa. Un triunfo impostergable para el rojiverde que, por la quita de puntos, no está donde debería por lo hecho en cancha y debe sumar para confirmar su presencia en Súper Liga.

El inicio del juego fue muy goleado por parte de ambos, de mucho ida y vuelta, con muy buenos porcentajes y con la primera buena noticia para Aguada: Andrew Feeley se mostró físicamente impecable, adaptado al juego pese a los pocos días de trabajo con el grupo y sin que se notara falta de ritmo por sus casi seis meses de inactividad. Un jugador muy inteligente, dispuesto a cumplir los roles que el equipo demanda de él en los distintos pasajes del juego y, ayer puntualmente, con la mano caliente. Con los ataques superando ampliamente a las defensas y jugando a altísimo ritmo, el primer tiempo se fue con victoria para Malvín por 46-41 (22-21 el primer cuarto) y los dos debutantes (Feeley en Aguada y Godfrey en Malvín) eran las principales figuras de sus equipos.

Quedaba la sensación de que iba a ser difícil para ambos mantener el ritmo en los segundos 20 minutos y de hecho no pudieron hacerlo. Ya el tercer cuarto fue mucho más lento, con juego más de control, de ofensivas estacionadas y fue ahí donde Aguada mostró dificultades que ya ha sufrido en partidos anteriores para generar en ofensiva. El equipo mantenía buen tono defensivo, pero carecía de variantes en ataque y le costaba anotar. Demian y Pereiras no tuvieron una buena noche; no estuvieron efectivos en el lanzamiento y no generaron rompimientos ni descargas y el equipo lo sintió. Malvín controló bien a Feeley desde el comienzo del cuarto y comenzó a tomar una ventaja que llegó a ser de 11 puntos (58-47) a mitad del periodo. Pero fue en ese momento donde se dio la circunstancia que terminó cambiando el juego. Cuarta falta personal de Hatila Passos que abandonó la cancha y una gran lectura de juego del técnico junto a una gran ejecución de los jugadores en cancha comenzaron a revertir la historia. Con Feeley y Curtis en cancha, el Hechicero mandó al juego a Miguel Barriola (figura en la remontada) y el objetivo fue, cargar en la pintura. Dos chicos con la misión de controlar el balón y buscar a los tres internos, los tres internos conscientes de que la clave estaba en postearse y aprovechar la ventaja física. Feeley asumió ser la primera opción ofensiva y mostró toda su gama de movimientos, Curtis y Barriola se complementaron para dominar el rebote ofensivo y corregir cuanto tiro fallido hubo y con un parcial de 12-3, Aguada cerró el tercer cuarto dos puntos abajo (59-61).

Los diez minutos finales tuvieron la misma tónica. Aguada siguió cargando en la pintura al momento de atacar  y mantuvo una gran concentración defensiva para controlar al rival. Más de cinco minutos le llevó a Malvín convertir su primer gol de cancha y llegaron a los cuatro minutos finales 67-66 para el rojiverde. Fue momento para que Pablo López mandara de nuevo a la cancha a Hatila pero duró poco, porque un gran gesto defensivo de Barriola originó la quinta falta del moreno, que abandonó el juego rápidamente. De ahí al final hubo un solo equipo en cancha y fue Aguada. Feeley y Curtis fueron los que lo definieron en el remate y apenas algunos tiros exteriores de Santiso y Mazzarrino mantuvieron a Malvín en partido, pero siempre a un par de posesiones como mínimo.

Gran victoria aguatera para alcanzar récord neutro de 8-8 (10-6 en cancha) y un gran debut de Andrew Feeley que fue la figura del partido con 32 puntos y 11 rebotes (5/7 en triples, 6-12 en dobles, 5/8 en libres). Lo secundó Dwayne Curtis con 19 unidades, 10 rebotes y tres asistencias.