Debut aplastante

En un partido que nunca fue tal, Aguada comenzó su camino en la Liga Sudamericana con una victoria de principio a fin ante Deportes Osorio de Chile.

Por Néstor Barrosa

Aguada se estrenó en Liga Sudamericana de manera avasallante y logró una victoria por 50 puntos (la más holgada de un equipo uruguayo en el historial) ante un rival que corresponde reconocer, no se mostró a la altura de una competencia continental.

Poco nos importa. El nuevo formato de Liga Sudamericana impone que, cuando hay posibilidad de aplastar al rival hay que hacerlo y Aguada lo hizo por 112 a 62 en un partido que nunca fue tal.

Total superioridad del equipo rojiverde que liquidó el juego ya en el primer cuarto, en el que finalizó con ventaja de 22 (31-9) y dando muestras de jugar a voluntad. Ya en el segundo periodo Fernando Cabrera comenzó a rotar el plantel, le dio minutos a todos los jugadores y reguló energías pensando en lo que se viene.

Difícil comentar un partido tan desvirtuado por la gran diferencia entre un equipo y otro. Lo positivo, además del resultado holgado, fue ver la rápida inserción de Kyle Lamonte y Hernando Cáceres al funcionamiento del equipo, el entendimiento con el plantel habitual, la dosificación de minutos y ver nuevos minutos de los pibes en cancha, sobre todo pensando en extender el plantel en la competencia local.

Quién jugó más minutos fue Kyle Lamonte (28) que ante la ausencia de Fede Bavosi tomó la responsabilidad de la base y finalizó como goleador con 22 puntos, más cinco rebotes, cinco asistencias, tres recuperos y sin pérdidas. Hernando Cáceres tuvo muy buenos minutos aportando 20 puntos (tiró para 24) más 13 rebotes. Demian volvió a ser importante (15 puntos, 5 asistencias).

En el juego de primera hora fue victoria de Pinheiros antes Quilmes por 83 a 76 y con este resultado, Aguada clasificará hoy mismo a la siguiente instancia en caso de ganarle al equipo argentino, en un partido que será otra historia muy distinta a la del debut.

Vale destacar, como dato adicional, la importancia de haber tomado el partido con seriedad y buscando estirar ventajas lo más posible. Recordar que desde esta edición de LSB, clasifican además de los dos primeros, el mejor tercero. Por ese motivo es importante haber ganado por la ventaja por la que se ganó.